Torah como camino de vida.

Por Jeff A. Benner.

Traducción & edición por G.Corpus

Centro de Estudios Fe Bíblica.

caminos

 

La palabra hebrea Torah (Strong # 8451) se traduce generalmente a la palabra castellana “Ley”. Debido a esta traducción hay un gran malentendido de lo que realmente es la Torah. “TORAH NO ES LEY”. Cuando usamos la palabra “ley” asumimos un cierto significado y concepto de la palabra que no está presente en las Escrituras Hebreas.

Empecemos por ver la Etimología de la palabra hebrea Torah para que podamos entender mejor su verdadera definición. La palabra Torah viene de la raíz hebrea Yarah (Strong # 3384), un verbo que significa “fluir o arrojar algo”. Esto puede ser un flujo/movimiento de una flecha desde un arco del arquero, o el flujo/movimiento de un dedo para señalar una dirección.

Los sustantivos se derivan del verbo haciendo uno o dos cambios en la raíz del verbo. Cuando la letra yud se sustituye por la letra  vav, y la letra mem se añade al frente de la palabra, se forma el sustantivo moreh (Strong # 4175).

Un moreh es “uno que hace/genera el flujo”. Esto puede ser un arquero, que fluye/arroja una flecha, o un maestro, que fluye/mueve su dedo para señalar el camino en que el estudiante debe ir en el caminar de la vida. Otro sustantivo se forma de la misma manera, excepto que una tav  se coloca en la parte delantera de la palabra en lugar de una mem, y tenemos la palabra Torah. La Torá es “lo que fluye por Moreh”. Esto puede ser la flecha del arquero, o las enseñanzas e instrucciones del maestro.

 

Una definición hebraica de la Torah, es “un conjunto de instrucciones de un padre a sus hijos, la violación de estas instrucciones son disciplinadas con el fin de fomentar la obediencia y entrenar a sus hijos”. Observe cómo la palabra Torah se traduce en la traducción de la Nueva Versión Internacional en los pasajes siguientes.

Prov 1.8

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre,

    Y no desprecies la dirección (Torah) de tu madre;

Prov 3.1

Hijo mío, no te olvides de mi ley (Torah),

    Y tu corazón guarde mis mandamientos;

 

El propósito de una Torah de los padres, es enseñar y llevar a los niños a la madurez. Si la Torá es violada por falta de respeto o desafiante desobediencia, el niño es disciplinado. Si el niño desea seguir las instrucciones de una obediencia amorosa, pero no cumple con las expectativas, el niño es elogiado por el esfuerzo y aconsejado cómo realizar mejor las instrucciones la próxima vez.

A diferencia de la Torah, la ley es un conjunto de reglas de un gobierno y obligatorias para una comunidad. La violación de las reglas requiere castigo. Con este tipo de ley, no hay lugar para la enseñanza, o la ley se rompió con la pena de castigo, o no se rompió.

 

La Torah como camino de Vida.

La Torah es una forma de vida. Desde el nacimiento hasta la muerte, la Torah de Dios enseña a su pueblo cómo vivir una vida santa. La Torah cubre áreas tales como; La comunidad, medicina, la dieta, la salud, la ropa, la vivienda, la seguridad, la moralidad, las ceremonias, los días santos, la adoración, las relaciones entre la familia y los vecinos y la lista es prácticamente interminable.

La Torah no es un libro para ser dejado en el estante, sino una palabra viva para guiar, conducir y dirigir la vida del pueblo de Dios cada día.

Prov 6.23

Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz,

Y camino de vida las reprensiones que te instruyen,

La Torá no está destinada a ser una carga pesada de requisitos, como la palabra ley implica, sino una alegría y un deleite para el pueblo.

 

Sal 119.72

Mejor me es la ley de tu boca

Que millares de oro y plata.

 

 

La Torah de amor.

No era la intención de Dios exigir a su pueblo obedecer a la Torah por temor y obligación, sino por amor a Él y a sus enseñanzas. Dios desea que todos sus hijos pongan Su Torah dentro de sus corazones y le obedezcan como un niño obedece a su padre, por amor y respeto. El rey David explicó su actitud hacia la Torá cuando dijo:

 

Prov 7.2-3 Guarda mis mandamientos y vivirás,

Y mi ley como las niñas de tus ojos.

3 Lígalos a tus dedos;

Escríbelos en la tabla de tu corazón.

 

Si la Torah no está escrita en el corazón, entonces la Torah es sólo una obligación, un conjunto de reglas que uno debe vivir y por lo tanto son una carga. Pero una vez que la Torah está escrita en el corazón, la persona entonces guarda la Torah con amor, gozo y alegría.

 

El amor y la Torah son inseparables. Si uno guarda y obedece la Torah, está mostrando su amor a Dios. Si uno ama a Dios, guardará y obedecerá Su Torá. Podemos ver este concepto en muchos pasajes si entendemos el paralelismo hebreo. El paralelismo hebreo es una forma de poesía hebrea que está diciendo lo mismo en dos o más maneras diferentes. Por ejemplo, veamos Deuteronomio 11: 1

Amarás, pues, al Seño-r tu Dios, y guardarás sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días.

 

Cuando leemos esto como un occidental del siglo XX, vemos dos declaraciones completamente diferentes. El primero es: “Ama al SEÑOR tu Dios”, y el segundo es “guarda siempre sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos, y sus mandamientos”. Estas no son dos ideas diferentes, sino más bien lo mismo.

En nuestra cultura occidental del siglo XX, usualmente vemos el “amor” como una emoción. Desde una perspectiva hebraica, el amor no es una emoción, sino una acción. Si digo que “amo” a alguien, pero nunca imparto acción en esa relación, no hay amor.

 

Dt 11.22 Porque si guardareis cuidadosamente todos estos mandamientos que yo os prescribo para que los cumpláis, y si amareis a Jehová vuestro Dios, andando en todos sus caminos, y siguiéndole a él,

Dt 30.16 6 porque yo te mando hoy que ames al Seño-r tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y el Seño-r tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella.

 

En los pasajes de arriba, vemos palabras de acción como “guardar, obedecer, caminar, sostener y servir” siendo equiparadas a la palabra “amor”.

La observancia de la Torah, no es sólo el medio por el cual demostrar nuestro amor a Dios, sino que es también el medio por el cual demostrar nuestro amor a nuestro prójimo. De nuevo, si amo a mi prójimo, actuare sobre eso. Muchos de los mandamientos de la Torah tratan de las relaciones entre la familia, los vecinos y los extranjeros.

 

La justicia de la Torah.

La palabra “justo” es una traducción del verbo hebreo צדק (Tsedeq, Strong # 6663), que significa “caminar una línea recta”. De esta raíz viene el sustantivo צדיק (tsadiyq, Strong # 6662) que significa “una línea recta”. Esto puede significar literalmente una línea recta, o figurativamente “lo que es correcto”, que es donde recibimos las palabras “correcto” y “justo”. Como se mencionó anteriormente, la Torah es “un modo de vida” o “una forma de caminar”.

La Torah es una línea recta y enseña a los hijos de Dios a caminar en línea recta. Por lo tanto, la Torá es la “línea recta” por la cual sus hijos deben caminar.

Dt 4.8 Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos(tsadiyq) como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?

 

 

Si disfrutó de esta informacion, lo animamos a distribuirla, cumpliendo con no corregir ninguna parte de esta y acreditando al autor y al centro de estudio, indicando el link de http://www.fe-biblica.com o
https://www.facebook.com/FeBiblicaorg/

 
Administración Centro de Estudios Fe Bíblica.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s